No te gusta la publicidad ¡A nosotras tampoco!   :)

Pero este Blog lo hacemos un pequeño grupo de chicas con toda la ilusión del mundo y tenemos que poner muy poca publicidad para poder pagar servidores y dominios Web, Webmaster, sorteos, etc.

Por eso te rogamos por favor que consideres quitar tu bloqueador de publicidad como AdBlock para que podamos seguir con nuestra ilusión de escribir para ti.
¡Gracias! Estamos seguras que tu Karma te devolverá este buen gesto que ahora tienes con nosotras   :)

Construye una bolsa sensorial para tu bebé (DIY)

Aprende a construir por ti misma, y en menos 5 minutos, una bolsa sensorial para estimular la curiosidad de tu bebé a través de la exploración táctil y visual.

Construye una bolsa sensorial para tu bebé (DIY)

Los primeros años de vida de tu bebé son una época en la que exploran el mundo a través de sus sentidos, aún en desarrollo. Las bolsas sensoriales están rellenas de un líquido en el que flotan objetos de diversas formas y colores que despiertan el interés del bebé.

Son perfectas para los niños que aún están en su fase de exploración, pues les permite interactuar de forma segura con los objetos dentro ella, evitando al mismo tiempo que se los lleven a la boca. Y muy importante, son muy sencillas de hacer.

Necesitas

  • Dos bolsas resellables para congelar (tipo Ziploc).
  • Al menos 500 ml de gel para el cabello.
  • Cinta adhesiva americana (Duct Tape).
  • Pequeños juguetes coloridos de plástico o goma.

Instrucciones

  1. Llena la primera bolsa con gel para el cabello. Usamos bolsas para congelar porque son mucho más resistentes que las convencionales.
  2. Pon dentro los juguetes y cierra la bolsa dejando una pequeña sección abierta. Aprieta hasta sacar por allí todo el aire, y luego séllala completamente.
  3. Mete todo dentro de la segunda bolsa y usa la cinta adhesiva para reforzar todo el borde. Así evitarás que se produzcan fugas.
  4. ¡Y eso es todo!

Pero las  bolsas sensoriales DIY son muy versátiles porque permiten usar cualquier cosa que tengas a mano, incluso aquellas que normalmente alejaríamos del alcance del bebé; como botones, flores frescas, semillas varias e incluso cuentas de colores como las que hicimos este caleidoscopio casero.

Puedes encontrar más información en messymotherhood